Friday, March 23, 2012

Falacia doctrinal


Según los "teólogos" de la fe marxista-leninista-stalinista-troskista es la clase obrera motor de la revolución comunista.
Tremenda falacia. Se nota que estos ideólogos nunca han trabajado manualmente un día en sus vidas, ni han tenido contacto serio con obreros. Servidor modestamente SI, y por muchos años.
Tal como se dio cuenta el gran Benjamín D'israeli en la Inglaterra victoriana, los obreros No son revolucionarios. Todo lo contrario, son conservadores en extremo. Al obrero promedio sólo le interesa tener su trabajo asegurado, su casita si puede y su borrachera de los fines de semana. Nada más. Es enemigo a los cambios, temiendo que su pequeño mundo se derrumba. Así que D'israeli apoyó la propuesta de dar el derecho de voto a la clase obrera, a pesar de la opinión mayoritaria de sus correligionarios del Partido Tory, conservadores, y de ricos terratenientes.
Y la clase obrera no le falló a D'israeli. En las elecciones votaron masivamente al Partido Conservador  ( y muchos siguen votando hasta hoy día) en contra del Partido Liberal, la izquierda en este entonces. Recordemos que el Partido Socialista escindió de los liberales muchos años después.
Los verdaderos revolucionarios comunistas son los universitarios e intelectuales venidos de la pequeña y mediana burguesía.Basta ver sus descendientes de hoy, los llamados "revolucionarios de café" o "caviares."
 
Por favor, esto no es un ensayo de rigor, ni siquiera me tomé la molestia de buscar fechas y citas en libros. Es sólo una reflexión post desayuno.
Espero que sea de vuestro agrado.

11 comments:

  1. la masa borreguil no sabe a lo que vota

    ReplyDelete
  2. Me he quedado con ganas de más......!
    Muak !

    ReplyDelete
  3. Anonymous, Ivan Y Bettina. Gracias por los comentarios.

    ReplyDelete
  4. Qué bien te explicas, amigo.
    Besicos

    ReplyDelete
  5. La opinion de un amigo en otro medio:

    "Todo el mundo es conservador respecto de lo que tiene, sr. Amir
    Lo que pasa es que hay momentos históricos que en la conciencia de los pobres se hace tan fuerte la convicción de que lo que tiene es tan poco y tan malo, que llegan a la conclusión que no merece la pena conservarlo.

    Lo que si es cierto que si por revolución entendemos el cambio violento de las estructuras económicas de una sociedad, como no la hagan los que la padecen ya pueden esperar estos, porque lo seguro es que no la van a hacer por ellos los que la disfrutan. Por ejemplo, caso de los que esperan que el Psoe haga revolución alguna ni puñetas."


    Enviado por quejio en 2012-23-03 19:45

    ReplyDelete
  6. ¡Que podemos esperar de las izquierdas, mentiras, corrupciòn y injusticias sin limite.

    Gracias Attilano.

    Un saludo.

    ReplyDelete
  7. Las teorias marxistas vinieron a ser el contrapunto que iba a contrarestar los abusos de un sistema capitalista salvaje.

    En ese aspecto,más que una falacia,yo diría que ha sido un fracaso.

    Porque,en teoría,los abusos que se pretendían combatir eran ciertos y los postulados para hacerlo,teóricamente perfectos.

    "La unión hace la fuerza" ...Lo que pasa es que no contaban con el egoismo propio del individuo,caricaturizado en aquel chiste de los que porclaman el comunismo en su pueblo y empiezan a repartir los bienes...Todo perfecto hasta que llegan a repartir las bicicletas y uno del comité se opone tajantemente a que se repartan las bicis.Cuando le preguntan,rsponde: .Es que yo tengo tres...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias Hada por tu opinión.
      Fede, muy buena reflexión. Pero claro,detectar las injusticias y criticarlas es fácil. Lo difícil es corregirlas.
      Y el egoísmo, innato en el ser humano, bien llevado es motor del progreso.

      Saludos afectuosos a ambos.

      Delete
  8. Ahora entiendo aquella frase famosa: "La caridad,bien entendida,empieza por uno mismo"

    ReplyDelete
    Replies
    1. Así es. La caridad empieza por casa amigo.

      Delete